La maldición del Príncipe Azul

Todas las que en algún momento leímos cuentos de hadas, soñamos con el Príncipe Azul. El hombre perfecto para nosotras, la historia de amor ideal, ese que nos hace sentir que es para siempre.

Las afortunadas lo encuentran, y cumplen con el cuento de hadas. Otras, pasamos años buscándolo, cuando no toda la vida. A veces creemos encontrarlo, otras, estamos convencidas que ese que tanto nos atrae, poco tiene de Príncipe, y aun menos de Príncipe Azul.




El problema es cuando confundimos el fin con el medio, y la búsqueda nos termina agobiando. Así empezamos con las clásicas quejas: “son todos iguales”, “no hay ninguno para mí”, bla bla bla. Y concluimos en la paradoja de no querer buscar más.

Terminemos con la maldición del Príncipe Azul y empecemos a disfrutar de los romances no perfectos, de las historias no épicas, pero reales y que, al menos durante un tiempo, nos hacen tan felices.

23 comentarios:

TAMIA dijo...

A ver yo pienso los cuentos siempre deberían ser buenos e inspiradores, Pero X!//6$·"
perdon !! a veces leer esos cuentitos a temprana edad 4 o 5 años, nos hacen un pokito mal , Xq esperamos que nuestra vida va hcer como el cuentillo y cuando no pasa y es tan diferente...hay empieza otro historia desquiciante
Besos para ti, escribis muy bien

Madie dijo...

¡Me uno a esta causa!

La solitaria dijo...

Yo tb me uno!

Lol-it! dijo...

Y obvio que no me quedo atras y me sumo a Madie y la Solitaria.
Te voy a contar algo, que quizas muchas sepan pero yo lo descubrí este año y la cabeza me hizo click: No hay que buscar. El verdadero amor no puede nacer fruto de la necesidad. No es un jean o un par de zapatos que podamos buscar incansablemente hasta encontrarlo.
Obvio que tenemos la necesidad de querer y ser queridos; pero no creo que ese sea el fin para emprender una búsqueda con el objetivo de saciar esa necesidad. Porque en el afan de conseguirlo, tal vez no seamos muy exigentes en la elección, o lo que es peor, agarramos lo que venga.
Creo -solo creo- que hay que estar abiertos a que las cosas se den solas, nos encuentren y sorprendan. Al menos hoy, es lo que trato de hacer.
Besotes Lady!

Any dijo...

Apoyo absolutamente, no hay príncipes azules, ni celestes ni de ningún color. Hay hombres imperfectos para imperfectas mujeres, o nosotras somos princesas? naaaa
besos

beluu dijo...

Holaaa... primera vez por este blog...
y creo q no la última...

me siento MUY identificada con este post... y se q DEBO aprender a no pretender q sea un príncipe azul... y q baste con que yo sea su princesa, o no?
al final de cuentas, si somos su princesa, él termina siendo príncipe, no? =)

Besos! Bel.

Anónimo dijo...

Lady:
Dicen las buenas lenguas que los príncipes azules destiñen, y por otro lado, que el motivo que hoy te enamora será lo que mañana te desenamora y produce la ruptura.
Estoy de acuerdo que hay que tratar de vivir lo mejor posible sin idealizar ni comparar ni justificar.
Y, no hacerse a la idea que el amor que hoy se tiene será para siempre, sino vivirlo en el presente con absoluta intensidad.
Besos! Lady Baires

Lady dijo...

TAMIA: A veces los cuentos tienen tan poco de realidad, tal vez sería mejor no meternos esas ideas desde chiquitas, no? ;)

Madie y Soli: Ya somos tres! :)

Loli: Y ahora somos cuatro! Me encantó tu comentario, nunca el amor puede ser fruto de la necesidad. El tema es, como vos decís, encontrar el equilibro entre no buscar desesperadamente pero estar alerta.

Any: Ejem, no puedo ser una princesa imperfecta? ;)

Beluu: Bienvenida a este espacio!
Creo que esa es la forma en como los simples mortales se convierten en príncipes.

Lady Baires: Qué real lo que decís sobre lo que hoy te enamora y mañana te desenamora! Tal vez esa es la clave para difrutar del amor, mientras dura.

Besos

Caballero rojo dijo...

Yo opino que muy pocos están con la mujer/hombre que sueñan... El gordo del bar prefiere a esa señora antes que Angelina Jolie? La peluquera se queda con el taxista antes que con Facundo Arana? Nah, no me jodan... Cada uno tiene lo mejor que puede conseguir... He dicho-

Anónimo dijo...

muy bueno.

La idea es no esperar al frankesitein ideal...sino dejarse sorprender. el amor recaé en la persona que te sorprende y te hace cambiar tu concepto de quien era el principe azul para vos.


besos1!

que buen blog!!!
que buen blog!!

Menage A Trois dijo...

Príncipe hay uno solo, y ese es Gary Oldman.
Saludos

La amante dijo...

Conozco chicas que dejaron pasar tipos porque no eran "el principe azul", ahora están solas

Lady dijo...

Caballero: Mmmmm... opinión un poco pesimista, pero probablemente muy realista. El tema es no enceguecerse con esos ideales (que a veces ni son reales, porque es una idea imaginaria que tenemos) y dejar de disfrutar la realidad.

Luis: Y el que nos sorprenda va a ser el ideal para nosotros, no?
Me encantó tu comentario! :)

Menage: Lo amás a Gary Oldman, no? ;)

Amante: Entonces desmitifiquemos al Príncipe Azul! Porque si seguimos así vamos por mal camino...

Besos

Menage A Trois dijo...

no se si lo amo.
pero le re doy.
o me dejo dar.
o que se yo.
eso.
saludos

Marga dijo...

Claro que sí, no busquemos perfección. O conformémonos con un 75%. Mi amado llena un 90% de mis aspiraciones, si se casara conmigo le doy 10% más.

Besos.

Anónimo dijo...

¿Será que existe eso? Un príncipe azul. No creo. Pero bueno, imagino que a lo que se llega es a encontrar a alguien a quin podemos aceptar sin muchos problemas y que nos acepta sin poner muchos reparos. Alguien con quien las coincidencias pesen más que las diferencias. Al final la felicidad no es perpetua. Nadie vivió feliz para siempre... quizás los muertos, pero por definición no están vivos. Que conste que creo en el amor. Saludos y gracias por hacerme reflexionar sobre el tema.

Agustina R. dijo...

Eso es muy cierto, hay que concentrarnos en lo real y no en lo ideal. El tema es que a veces, podemos concentrarnos en esas relaciones que nos hacen felices por un tiempo, como vos decís. El problema es, precisamente, el día que se terminan. Como dice Francesca en la Divina Comedia, "no hay peor dolor que recordar el tiempo feliz en la miseria". El después es lo que duele. Y eso sí que no está en los cuentos de hadas.

Mery dijo...

El día en que empiece a disfrutar mis "relaciones", dejaré de buscar al príncipe azul.
Lo cierto es que solo me siento querida por mis amigos, dudo alguna vez sentir eso de un hombre que esté en una relación conmigo. No pido un principe azul, pido que me quieran!
Y ese ideal nos mata y nos perseguirá hasta la muerte. Algunos tienen la suerte de encontrar a un ser imperfecto pero querible y que haga que todo valga la pena. Otros viviremos en esa búsqueda (si, ya me condené! jeje)
Besos

Lady dijo...

Marga: Desde una perspectiva ideal todos buscamos una pareja perfecta, pero en la realidad deberíamos buscar alguien que con sus imperfecciones sea perfecto para nosotros, no?

Mobtomas: Me gustó eso de no buscar alguien perfecto sino alguien con quien las coincidencias pesen más que las diferencias. Yo también creo en el amor, pero no en el amor eterno.

Agus: Los cuentos de hadas se olvidaron de contarnos la otra cara de las relaciones amorosas!

Mery: Estar en la búsqueda es positivo, pero que no se convierta en un fin en sí mismo!

Besos

Uma Foam dijo...

bien dicho. Estoy realmente cansada de los que me hace sufrir al pedo
:)

Lady dijo...

Uma: Esos nunca se van a convertir en príncipes, ni siquiera príncipes reales e imperfectos.

Besos

Clara Castillo dijo...

Che, que yo soy una princesa enamorada de su príncipe azul. Tampoco hay que conformarse con cualquiera por no estar sola. Hablo por mi experiencia, pero quien no encuentra a su príncipe, cree que no existe. En fin, lo importante es el amor, con un príncipe o con lo que sea! Suerte para todas las que lo buscan, las que lo tienen, las que ya no lo esperan más. Y suerte también para ellos, los que sí lo son, los que no son azules pero son de otros colores, los que no quieren serlo y no lo serán nunca.
Búsquense y encuéntrense, y luego cuídense.
Besos de princesa. :)

Lady dijo...

Clara: No digo que los príncipes azules no existan, sino que no es bueno dejar pasar a los hombres reales en pro de esperar al príncipe azul.

La idea no es conformarse con cualquier cosa! Sino encontrar a alguien que con sus características, perfecto o imperfecto, sea ideal para nosotras (azul, rojo, verde, naranja, o del color que sea).

Besos de otra princesa ;)

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?