Buscar vs encontrar

“Ella está en el horizonte -dice Fernando Birri-. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar.” – Eduardo Galeano (Ventana sobre la utopía)


Debe haber pocas sensaciones más placenteras que la de llegar a la meta, lograr el objetivo, cumplir con aquello que tanto anhelamos. Sin embargo, así como ese instante de gloria representa la suma de mucho esfuerzo, también implica un fin: el fin de la búsqueda, del empeño, del disfrute de estar cada vez más cerca de lo que queremos.


La forma en que concebimos esa dualidad buscar-encontrar es la que determina cómo será nuestro comportamiento durante la búsqueda, y el posterior a ella. Quien disfruta de la búsqueda por la búsqueda misma, obtener el resultado probablemente le genere una sensación de hastío y una inminente necesidad de proseguir con otras búsquedas.

Quien, por el contrario, tome la búsqueda como una pérdida de tiempo, un derroche de energía o un proceso sin sentido, desesperará por obtener un resultado y se conformará con lo primero que encuentre. Si la suerte lo acompaña, tal vez sea lo que tanto anhelaba, si la suerte le es esquiva, probablemente caiga nuevamente en el sacrificio de la búsqueda.

Otros se dedicarán a abandonar constantemente sus búsquedas, y sustituirlas por nuevas búsquedas, tal vez por solo hecho de disfrutar de ellas o de evitar llegar a la meta y abandonar el movimiento. Otros temerán buscar nuevos caminos, y se aferrarán a sus pocas certezas, seducidos por la inercia.

El eterno buscador de una nueva conquista amorosa, el empleado inconforme con su trabajo pero temeroso de volver a la búsqueda, el estudiante ansioso por un título que cree que cambiará su la vida. Todos vivimos esa dualidad, está en nosotros elegir cómo la desarrollamos.

15 comentarios:

Mery dijo...

¿Y estarán quienes buscan y encuentran?

Te faltaron esos... sino al parecer todos fracasan...

Yo soy una eterna buscadora que aún no encontró lo que necesitaba... y que se obstina con cada búsqueda. Y nunca, nunca se conforma.

De más está decir que soy de quienes creen que si no se busca, no se encuentra. O al menos sino se es presa del azar y por ende a 1 posibilidad en un millón.

Besotes!

nosestamoshablando dijo...

Los que prefieren buscar más que encontrar.
Después de eso se termina la adrenalina que le dio motor a la cosa y a volver a empezar!
Parece ser esa una forma de vida, para mí absolutamente desgastante.
Beso!
Lady Baires

Ménage à Trois dijo...

sabes que soy de los que no disfrutan el mientras, el camino, sino que me apuro por encontrar el resultado?
ejemplo si estoy pintando, puedo pintar muy mal la pared, mi unico objetivo es terminar rapido y no que quede bien pintado.
son esas cosas que tengo desde chico y nunca pude corregir

Ménage à Trois dijo...

y ni hablar de las miles de cosas que deje en el camino sin terminar, que quedan como pendientes, y asi todo el tiempo, nuevos proyectos, metas, muchisimos de ellos que no puedo terminar.
ahhh es hora de ganarme la loteria creo!
beso

Lady dijo...

Mery: Me faltaron varias categorías, los que encuentran sin buscar, los que buscan y encuentran, y los que buscan sin siquiera saber qué están buscando!
Y coincido contigo en que si no se busca, no se encuentra... el azar es mejor dejarlo para la lotería!

Lady Baires: Es una eterna calesita, y no quieren bajarse nunca!

Menage: Apurado por encontrar? Es arriesgado confiar ciegamente en la suerte de encontrar de primera lo que estamos buscando... de todos modos, siempre hay quienes nacen con suerte (incluso con demasiada suerte!).

Besos

Mauricio P. Milano dijo...

Excelente reflexión. Me encanta este blog!

Carla Débora dijo...

Te doy enterita la razón
y admiro la refleción.

A donde queda la busquéda, en la renuncia del encuentro (???) :))

saludos linda

Any dijo...

Ahhh que frase esa de las utopias!
Yo no soy terriblemente buscadora, no tengo constancia, abandono enseguida. Sin embargo todavía tengo la esperanza de encontrar mi lugar en el mundo y quedarme alli quietita con la certeza de haber encontrado por fin lo que buscaba.
un beso

Caballero rojo dijo...

Si me permite la autora, voy a traducir parte de esta reflexión. La derivación de buscar vs. encontrar es pájaro en mano vs. cien volando.

Marga dijo...

Yo busco el título, pero no creo que me cambie la vida, simplemente que siento algo incompleto, que no me satisface.

Besos.

nadasepierde dijo...

si hablamos de relaciones, es terrible que se prefiera la búsqueda al encuentro, solo se vive de adrenalina y no se da paso al amor que llega después...
es una pena, no se termina logrando nada!
un beso

Emiliana dijo...

Tengo que decir que probablemente pase por todas esas etapas..
En determinadas situaciones de mi vida sentí que la búsqueda fue en vano porque nada de lo que yo esperé se hizo realidad. Pero nunca me conforme con lo que encontré y por eso decidí cambiar de caminos.
Caminos en los que también me equivoque, pero así y todo supongo que sigo en la búsqueda.
Un beso grande

Lady dijo...

Mauricio: Gracias :)

Carla: O el encuentro es la renuncia de la búsqueda... da para seguir pensando.

Any: Sabés que creo que ser "buscador" no es sinónimo de buscar, buscar y buscar sin sentido. Abandonar a tiempo una búsqueda puede ser tan válido como continuarla. Incluso puede ser más inteligente que aferrarse a algo que no suma.

Caballero: Genial traducción!

Marga: Y ya queda poco para lograrlo!

Ana: Los eternos buscadores amorosos, creo que lo hacen solo por la adrenalina y luego pierden el interés precisamente porque la adrenalina desaparece. Tal vez la adrenalina es el objetivo (si es que lo hay).

Emi: Creo que lo importante es no abandonar la búsqueda, siempre que ésta no se convierta en un fin en sí misma (y deje de ser un medio para el fin), no?

Besos

Ménage à Trois dijo...

Lady! no nos dejes con las ganas de un nuevo post!

Lady dijo...

Menage: estoy con el síndrome de la hoja en blanco. Ahora, qué contradicción, no sé si buscar la inspiración o si es mejor esperar que ella me encuentre!

Besos

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?