Razones sin razón


"El corazón tiene razones que la razón no entiende" – Blaise Pascal

Luego de una relación fallida, un amor no correspondido o un desengaño amoroso es común escuchar el clásico “Me enamoré como una idiota, no entiendo cómo pudo pasarme”. Ahora, me pregunto ¿hay quienes se enamoran como idiotas y otros lo hacen inteligentemente? Es más, ¿cuando una relación funciona responde necesariamente a nuestra inteligencia al enamorarnos, y viceversa?

Aun pensando que no hay una fórmula infalible, creo que el éxito de una pareja no está en la inteligencia o desinteligencia con que se enamoren las partes en cuestión. Y no estoy dejando todo en manos del factor suerte u otros vericuetos del destino, sino que siempre están en juego una multiplicidad de factores que condicionan una relación o cualquier otra circunstancia de la vida diaria.

Tal vez mis preguntas no tengan respuesta, pero sigo creyendo firmemente que es mejor ser una idiota por intentarlo, que ser una idiota por no hacerlo.

13 comentarios:

Ménage à Trois dijo...

lady, es mejor dejarse llevar, asi sea como idiota.
pero vivir las cosas, y disfrutarlas mientras duren. sino, es todo tan cerebral, tan razonado, no tiene gusto asi, hay que dejarlo volar, y que no sea tan terrenal.
beso

einsamkeit dijo...

hay que ir con cautela, un corazon roto duele mucho, me encanto el blog


http://soledad-einsamkeit.blogspot.com/

La solitaria dijo...

Yo creo exactamente lo mismo: intentarlo (aunque no salga bien) es mucho mejor que quedarse con la duda!

Caballero rojo dijo...

Hay idiotas inteligentes, e inteligentes idiotas.

Mery dijo...

Muy cierto... lástima que algunas heridas tardan demasiado en sanar!!!!

Pero 100% de acuerdo!

Besotes

Anónimo dijo...

Es cierto esa frase de "me enamoré como una idiota", suele escucharse a menudo. Será que los que la aplican se enamoraron de la persona equivocada? De lo contrario no me cierra.
El enamorarse es maravilloso. No puede compararse a nada!! Y cuando viene hay que vivirlo a full,sin historias porque nunca se sabe ni cuándo termina, ni cuándo se volverá a vivir algo así otra vez. El tema es saber disfrutarlo dejando que siga su curso natural.
Besos Lady!
Lady Baires

Maxi dijo...

Idiota o no, uno se comporta como es ante las situaciones que nos movilizan...
Más allá de los condicionantes, los desengaños y las desinteligencias, siempre surge algo nuevo que nos capta la atención, eso es lo más bello del amor.
besos, lady!

Marga dijo...

Yo me enamoré como una idiota, pero me siento muy inteligente por eso.

Besos.

Lady dijo...

Menage: Coincido, además, cuál es el fin de buscar redes que nos contengan de las posibles caídas? Prefiero intentarlo, y comprar curitas para el después.

Einsamkeit: Racionalmente te diría que sí, pero emocionalmente nos olvidamos de tantos cuidados. De hecho, no se sí tanta cautela realmente te protege de no terminar lastimada. No es algo controlable, ni que se pueda disfrutar cabalmente estando entre algodones.

Soli: Totalmente de acuerdo!

Caballero: Qué ironía, tendría que haberlo sabido antes de escribir el post ;-)

Mery: Ja, es cierto. Pero eso no lo hace menos hermoso, no?

Lady Baires: Pienso lo mismo. No creo en el amor eterno, tal vez por eso estoy convencida que hay que disfrutarlo mientras dure.

Maxi: Será por eso que siempre volvemos a intentarlo? Porque cada vez es diferente? Me gusta esa idea.

Marga: Jajajaja, genial tu comentario!

Besos

Emiliana dijo...

Estoy de acuerdo con vos..
El amor no es inteligencia y mucho menos racionalidad.
Me parece que va más de la mano de la libertad y de la locura. De lo irracional. Del modo de hacer las cosas sin pensar. Que muchas veces salen mejor que las que pensamos con anterioridad.
Un beso grande

Lady dijo...

Emi: La libertad y la locura son dos de los condimentos esenciales del amor, coincido contigo. Es la mejor forma de disfrutarlo... y si después no funciona, al menos lo disfrutamos mientras duró.

Besos

Anónimo dijo...

un genio usted!
me encantó!

Lady dijo...

Luis: Gracias :) Se lo extrañaba por acá!

Besos

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?