La teoría del borrador

Laura es una de las más fervientes partidarias de la teoría del borrador. La teoría es simple: una vez que se termina una relación, debemos borrar todo rastro de esa persona: regalos, cartas, mails, fotos, todo lo que nos recuerde ese período de vida en conjunto.

Así lo hizo con todos, pero con Gustavo dio un paso más en ese afán de evitar cualquier detalle que generara el más mínimo recuerdo: cambió el recorrido al trabajo, cambió de gimnasio, cambió de actividades, y cambió de casa. Laura estaba empeñada en borrar a Gustavo, y la logró. No a fuerza de su intención de borrarlo, sino porque Gustavo comenzó a frecuentar a otra señorita y rápidamente se olvidó de la dueña del borrador.

Y Laura, que por supuesto no se enteró de la nueva situación amorosa del “borrado”, conoció a un nuevo Gustavo. La relación funcionó bien durante los primeros seis meses, tiempo suficiente para que el nuevo Gustavo pasara a ser una versión desmejorada del anterior Gustavo.

Así, una vez más, Laura puso en práctica su teoría del borrador y se dispuso a deshacerse de fotos, papeles y demás recuerdos, en pro de volver a subirse a la calesita que la lleve a conocer al siguiente Gustavo. A quien, como es de esperar, borrará en su debido momento, sin dejar ni un borrón, más no sea para recordarle el camino recorrido, y que por algún motivo, ya no está en él.

17 comentarios:

Marga dijo...

Borrar todo es porque no puede olvidarse fácilmente, si pudiera y se le negara el recuerdo nada le haría acordarse de él.

Besos.

Ménage à Trois dijo...

algun dia Laura va a conocer a otra persona que no se llame Gustavo, y a partir de alli, a ver otro tipo de conjeturas y/o teorias.
Besotes

Anónimo dijo...

Lady, antes de terminar de leer, estaba pensando justamente en la palabra calesita.
Nada más acertada esta entrada tuya, con las "calesitas en las relaciones amorososas", donde todo parece ser tan finito, teniendo fecha de vencimiento y cada vez más pronto.
Qué desgaste, no querida Lady?
Todo lo que uno hace, lo que uno imagina y proyecta para que pase a saco roto.
Así parece ser: una Laura, todas las Lauras.
Besotes para vos.

lady baires

Lol-it! dijo...

Ciclos cíclicos, algunos con más diámetro que todos, pero todos con principio y fin.
Yo también me llamo Laura, y yo también uso la teoría del borrador.
Peeeero, borrar no es lo mismo que formatear, y siempre, me quedan algunos archivitos "basura" que me complican el trabajo...
De todos modos, con más o menos tiempo, siempre llega el nuevo Gustavo. Igual vale seguir intentando: también llegan versiones mejoradas.

Maxi dijo...

no hay borrador que haga olvidar, a lo sumo aplica el "un clavo saca a otro clavo" pero si se intenta tapar, decile a Laura que no le va a resultar.
EL eterno resplandor hace que no se olviden los lindos momentos, a lo sumo se ponen en un cajón para no tenerlos siempre a mano.
besos.

Chava Despechada dijo...

Lady
Las cosas físicas obviamente pueden ser borradas: cambiar de gimnasio, de teléfono o casa. Pero te seguro que sea donde sea que esté, cada noche Laura recuerda su perfume, las margaritas que Gustavo hacía al sonreir o ese monótono ronquido que la despertaba cuando dormían juntos. La presencia de ellos no está en lo que nos dejan dentro de la casa, sino de lo que nos dejaron en el corazón. Por eso volvemos irremediablemente a un nuevo Gustavo.
Saludos, excelente escrito.

La Chava Despechada

Sil dijo...

el tiempo es su unico aliado

Lolita y El Profesor dijo...

Yo pienso ¿cuántos Gustavos estarán borrando a otras tantas Lauras?

El Profesor

Emiliana dijo...

BORRAR todo es lo más difícil que nos puede pasar cuando realmente hay sentimientos en juego.
Mis recuerdos siguen estando, realmente no soy muy apegada a las cosas, pero la verdad es que no me afecta hoy en día ver esas cosas que me quedaron.
Hoy, después de mucho tiempo puedo verlo desde otro lugar y no sentirme mal por eso.
Eso sí, hay algo en particular que me regalo esa persona que lo llevo siempre conmigo, desde el momento que me lo dío.
Si me pongo a pensar, hasta te puedo llegar a decir que es inconciente, ya forma parte de mi.

Otras Marías dijo...

Lady, lo difícil debe ser borrar los recuerdos, no? porque lo material, bueno... es tomar la decisión y terminar con ello. Pero los recuerdos a veces son tan difíciles de borrar...
Un beso!
María Carolina

Nati dijo...

Yo no creo en la teoría del borrador.

Si bien hay objetos, lugares, hábitos que nos pueden disparar recuerdos el manejo sigue siendo netamente mental.

Podés tirar absolutamente todo, mudarte a miles de kms, cambiar de vida, de gimnasio, de hábitos y aún así no "olvidar".

Cariños

http://secretariadejulieta.blogspot.com

Lady dijo...

Marga: Coincido contigo en que "borrar" es una forma de evitar el recuerdo, el tema es que en esos intentos de borrar nos podemos olvidar de aprender (y creo que esa es la única foram de seguir hacia adelante).

Menage: El cambio parace ser la única opción, no?

Lady Baires: Las calesitas amorosas son desgastantes y no nos llevan a ningún lado, solo a dar vueltas en cículo. Todo un desafío salir de ellas.

Loli: Creo que las versiones mejoradas (y mejor aun, las nuevas versiones) son las que hacen que valga la pena seguir intentándolo, no?

Maxi: Eterno resplandar de una mente sin recuerdos... estas situaciones siempre me rerecuerdan a la película, donde los personajes vuelven a encontrarse aun habiendo borrado todo rastro del otro. El querer borrar termina siendo una condena, será porque no aprendimos nada?

Besos

Lady dijo...

Chava: Excelente comentario! Los recuerdos permanecen en nosotros, más allá de lo material (que fácilmente se puede borrar).

Sil: El tiempo lo cura todo, es una gran verdad, aunque a veces no lo queremos reconocer.

Profesor: Probablemente cientos, tal vez miles o millones. El otro lado de la historia siempre suele ser el más difícil de imaginar.

Emi: Más que borrar prefiero aprender y aceptar. Los recuerdos permanecen, hasta que uno los dejar ir (sea cuando sea, y necesitemos el tiempo que necesitemos).

Nati: "El olvido está lleno de memoria", como dice Benedetti.


Besos

Kri§ dijo...

Uhmmm... me suena a que esta señorita Laura pronto tendra que cambiar de papel, porque de tanto borrar va a quedar muy manchado y al tiempo se notaran tantas pasadas de borrador... Seria mejor, a fin de cuentas, que Laura escogiese mejor a sus pretendientes antes que tener que borrarlos uno por uno. Seria menos cansado, digo yo.

Saluditos.

Border dijo...

Y porque debe borrarlo?
¿No se puede quedar con el recuerdo de algo lindo que no fue?
Hay algo que me llama la atencion.
Si supuestamente el caballero la cambio por otra señorita entonces porque ella se tomo el trabajo de cambiar de casa, de gym y hasta de camino.
Tiene miedo o culpa?

Pero eso es algo que solo Laura puede responder.

Mery dijo...

Nuestro propio cuerpo tiene memoria del pasado... el borrador es pura cosmética...

Yo cambié todo para no volver a verlo y por destino (o mala suerte) nos volvíamos a cruzar, como siempre lo hicimos (solo que esas veces solo nos cruzabamos y nos desconcertamos, también como siempre).

Ahora el destino (y otras cosas más) hacen que no nos crucemos. Y eso no evita que yo no lo pueda olvidar, que lo extrañe, que anhele encontrarlo. Incluso que lo compare con quien se aparezca...

El olvido a veces parece ser la bendición de algunas personas.

A la par debo decir que tu post me hizo acordar de algo: yo siempre digo que un Gustavo es mi versión desmejorada, porque él me definió a mi (hace muchos años) como su versión mejorada. ¿Será el mismo Gustavo? jajajajaja

Besos

Lady dijo...

Kris: Sería menos agotador, coincido contigo. Pero de prueba y error está hecha la vida, el tema es cuando uno prueba y prueba, pero nunca encuentra lo que quiere. Tal vez están mal sentadas las bases de la búsqueda, o tal vez es que siempre viviremos buscando.

Border: Yo creo que tiene miedo de aceptar que fue olvidada.

Mery: El olvido es una bendición para el que olvida, y el peor dolor para el olvidado. no quiero ser dramática, pero es bastante cercano a la muerte. Si los dos se olvidan, el olvido funciona naturalmente, si solo uno olvida, para el otro puede ser desgarrador.

Besos

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?