No hay caso, la historia es circular

Hace dos años exactamente conocí a alguien que me cortó la respiración, y sin siquiera sospechar cómo lo hizo, me cambió la vida.

El hombre en cuestión era Patricio, un tipo enigmático, con un estilo cuidadosamente desprolijo, y con una sonrisa y esa mirada que te llegan al alma.

Todo empezó son un "ahhhh, vos sos fulanita, mucho gusto". Y después de ese día, muchas conversaciones, bromas, intercambio de mails, y bla bla bla

Resultó que P tenía novia, pero no estaban bien las cosas. Y yo que me caracterizo por la insistencia, arranqué con lo que mejor me sale. Nunca me dijo que "no" directamente, me decía que yo era una mujer diferente a todas las que él conocía (meses después, tarde, me di cuenta que era cierto).

Pero así, con un poco de insistencia de mi parte, y con muchas ganas de dejarse insistir de parte de él, vino el primer beso. Es cierto que el primer beso es decisivo, único, incomparable, arrollador.

Hubo muchos besos después de este, y P me hizo muy feliz, tengo que reconocerlo.

Una tarde de sábado cualquiera, después de de dormir la siesta, P me cuenta de su relación anterior. Me dice que las cosas se habían terminado meses antes, que él ya estaba en otro mundo, y que cuando lo conocí se habían dado un tiempo. Mi respuesta simplona e inocente fue "bueno, esas cosas pasan".

Ja! Claro que pasan... un año después me pasó a mí. Nos distanciamos emocionalmente, él sintió que su vida giraba entorno mío y el debía tener vida fuera de nuestra relación, y yo, yo sentí que mi alma hacía tiempo que estaba en otro lado.

Y P me pidió un tiempo. Se lo dí, 24hs, hasta que me dí cuenta que mi dignidad era más importante que su confusión.

Para ese entonces, P ya tenía otra Lady que le estaba insistiendo.

Tarde me dí cuenta, que la historia, siempre se repite.

3 comentarios:

Pau dijo...

Siempre, siempre. Es la clásica. Creo que nunca podría estar cno alguien que dejó a alguien para estar conmigo porque siempre tendría miedo de que me haga lo mismo a mi... :S

Caballero rojo dijo...

Me gustan tus palabras, Lady... Y sobre darse o pedir tiempo, que sensación tan extraña esa... Se es o no se es... Aunque tantas veces el tiempo cura heridas y arma rompecabezas. Eso, la vida es un puzzle.
BESOS

Lady dijo...

Pau: De la circularidad de la historia me di cuenta cuando cerré el círculo. Tengo que reconocer que fui demasiado inocente, yo pensé que conmigo iba a cambiar... en fin

Caballero rojo: Un gusto tenerlo por acá. Tengo una gran amiga que comparte la teoría de que la vida es un puzzle, y al comienzo no sabemos donde va a encajar cada parte... hasta que encaja perfecto!

Gracias a los dos por pasar por acá, espero verlos de nuevo!

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?