Sin pena ni gloria

Hay hombres que pasaron por mi vida sin pena ni gloria. Algunos por el corto tiempo, otros por no haber provocado grandes sentimientos, otros por ausencia de futuro y otros por ausencia de presente.

A simple vista J podría entrar en cualquier de estas categorías. Pero J no puede entrar en una categoría genérica, no es un tipo cualquiera. Siempre fue un tipo atractivo, con una mirada cautivante y un don de la palabra envidiado por cualquier político de la región. Amante de una buena cena, un buen vino y las mujeres.

J era capaz de hacerte sentir como una reina, amaba las mujeres, tanto que siempre pensaba en una y solo una: la próxima en la lista. Ninguna relación era lo suficientemente profunda para estrechar lazos, eso estaba claro desde el primer día. Y si no lo tenías claro, ibas a terminar llorando por ilusionarte con un espejismo.

Así pasamos muchas. Sé que fui una más de su lista, pero nunca me sentí engañada ni traicionada. Sí admirada y hasta endiosada. J no era un mentiroso, no era de esos que te engañan con falsas promesas. Era un seductor que te seducía pero te dejaba claro que eso era temporal.

Más de una caprichosa se enamoró de él, y hasta se ilusionó con ser la que cerrara su casi interminable lista de mujeres. Pero el siempre con una sonrisa, les aclaró que no estaba hecho para el compromiso.

Un día J decidió probar nuevos horizontes, y terminó trabajando en Londres. Si bien esto fue un cambio radical en su vida, su vínculo con las mujeres no cambió. No cambió hasta que conoció a L, una española que logró lo que ninguna antes había logrado: J se enamoró de ella.

Y así, ante los ojos atónitos de todos, en especial de sus exs, vimos como J comenzaba a armar su vida en torno a la española. Cada día aparecían más fotos en el Facebook, abrazados, acaramelados, felices. Incluso viajó con ella a su ciudad natal para presentarle a familia.

Más de una comentó “ahora entiende lo que le decíamos cuando le hablábamos de amor”. Otras lenguas más afiladas dijeron “espero que le dure”. Y duró, casi un año.

Un día, sus exs también presenciamos cuando J empezó a “desmantelar” su Facebook, como si borrando una a una las fotos con L y cambiando su estado civil a “soltero”, se borrara el pasado y el dolor fuera menor.

Estoy segura que alguna de sus exs está esperando el momento para consolarlo, y otras habrán reído con malicia al enterarse de la separación.

No fue la primera vez que J pasó sin pena ni gloria por la vida de una mujer, pero era la primera vez que le dolía. Y como a J tanto le gustaba Sabina, supongo que habrá cantado con ironía: “tenían razón, mis amantes en eso que, antes, el malo el malo era yo, con una excepción: esta vez, yo quería quererla querer, y ella no”


9 comentarios:

nosestamoshablando dijo...

Lady:
J. es un clásico ejemplo de buscador permanente, no encuentra su felicidad en una sola mujer sino en la búsqueda misma sin establecer lazos afectivos con nadie en particular o hasta que se enamora o más bien cree enamorarse.
Menos mal que siguió su ruta y recaló en Londres.
Besos
lady baires

La Vida en Rojo dijo...

Hola!
Q historia la de J!
Me recordó un ex q too solo amaba a la próxima de su lista. Sin embargo, en su caso, si encontró el amor duradero, o bueno x lo menos eso dice él.
Ahora está casado, es padre y en las fotos del facebook luce feliz... felicidades x él!

Olivia P dijo...

Que historia!! recorde a mi ex...tambien un J. tambien me di cuenta (tarde) que fui una más y al decirme el año pasado que conocio al amor de su vida, me dolio mucho. Me encanto el post! besos

Lady dijo...

Nos estamos hablando: Exacto, ese es el "modelo" (si es que podemos hablar de modelos de personas).
Me dejaste pensando con eso de la felicidad (en general, no en este caso en particular), si está en la búsqueda o en el destino. Creo que la felicidad es una cuestión de actitud, de cómo encaramos el día a día pero sin duda que nuestros objetivos son fundamentales.

La vida en rojo: Felicidades por él! Todos merecemos ser felices.

Ollie: Ja! Todas tuvimos un "modelo J" en nuestra vida?
Yo creo que deberías alegrarte por él, aunque claro... está en nuestra naturaleza femenina querer ser la última de la lista!

Besos

Ella dijo...

Yo fui una L una vez. Pero a mi también me dolió!

Menage A Trois dijo...

veo que J no fue un tipo mas del monton... que ha pasado sin pena ni gloria...
veo que J fue alguien que dejo una marca en alguien.

Lady dijo...

Ella: Claro que duele! Toda separación es un desprendimiento, y desprenderse siempre duele, con mayor o menor intensidad. Aun cuando sea para mejor.

Menage: No necesariamente hay que ser uno más del montón para pasar sin pena ni gloria por la vida de alguien. Puede ser alguien excepcional, pero que no sea para nosotros, y entonces, lo dejamos pasar.
Y J creo que dejó marcas en la vida de varias...

Besos

La solitaria dijo...

Lady: hemos pasado sin pena ni gloria por la vida de unos cuantos hombres, así como habrá habido alguno que pasó desapercibido en nuestra vida...
inevitable.

Lady dijo...

Soli: Es inevitable y muchas veces va contra nuestra voluntad!

Besos

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?