El canto de la sirena

Cuenta la leyenda que las sirenas son seres mágicos: mitad mujer, mitad pez, dueñas de una voz dulce capaz de cantar las más hermosas melodías y una sonrisa sin igual, capaz de encantar al más incrédulo.

Pero es ese mismo encanto natural, el que hace que las sirenas sean capaces de enloquecer a aquel navegante que tenga el infortunio de escuchar su canto. Y así, llevarlo al naufragio.

Lejos de la leyenda, en el día a día, todos nos enfrentamos a las sirenas. Ya sea un negocio irresistible, un supuesto amor, o la dulce sensación de estar frente a la respuesta a todas nuestras preguntas.

Tantas veces una situación se viste como favorecedora para luego demostrarnos que está muy lejos de serlo, y muy cerca de llevarnos al naufragio.

Lo preocupante es que aun yendo a la deriva, la fuerza del canto de la sirena puede ser tal, que somos incapaces de escuchar otras voces de alerta.

Todos hemos escuchado el canto de la sirena alguna vez. Por eso está en nosotros detectarlo a tiempo.

20 comentarios:

Lol-it! dijo...

Lo peor es que a veces somos tan ingenuos que, aun en pleno naufragio, creemos que las cosas van a cambiar; todo con tal de no alejarnos de esa voz que nos tiene tan atrapados.
Las situaciones usan trajes camaleónicos, si; pero nosotros también idealizamos mucho en ellas. Y puede ser una combinación demasiado nociva. La clave está, como vos decís, en detectarlo a tiempo. Y poder retirarse, claro.
Besos Lady, buena semana!

Any dijo...

Uhhh los cantos de sirena! Lo peor es que uno cree que va a reconocer el famoso cantito la próxima vez y no es asi. Las sirenas tienen un gran repertorio como para que sigamos cayendo ...
un abrazo

Menage A Trois dijo...

ahhhh ahhhh
EXCELENTE Lady.
aplausos, de pie.
QUE LINDO lo que escribiste, y tan real.

Alegypsi dijo...

Coincido con Menage, muy real esto que escribiste. Más de una vez nos vamos de cabeza con algo que parece ser prometedor y después...la realidad golpea.

Te felicito, me gusta lo que leo por acá.

Besos!

Anónimo dijo...

como siempre increíble, increíble. Y hay que aprender a saber que toda experiencia sirve. Toda.

besos

Lady dijo...

Loli: Parte ingenuidad y parte ceguera nos llevan a idealizar esas situaciones. Siempre es bueno escuchar otras voces que ven las cosas desde otra óptica... claro que no siempre tenemos ganas de escuchar.

Any: La cuestión es aprender... aunque el hombre es el único que tropieza dos veces con la misma piedra. Por qué será que es tan difícil aprender?

Menage: Gracias :)

Alegypsi: Bienvenida a esta espacio!
La realidad no negocia, golpea como vos decís (para bien o para mal). Si nos dejamos llevar por el canto de las sirenas y nos caemos, a curarse las heridas y seguir adelante, que para eso estamos.

Luis: Toda experiencia sirve como aprendizaje, aunque sea a los porrazos!

Besos

TAMIA dijo...

Q bien concordamos tod@s .las sirenas son pura fantasia e imagen,pero lo extraño es que necesitamos ese drama falso, para movernos

Emiliana dijo...

Las sirenas te hipnotizan. Y es difícil a veces no seguirles la corriente.
Muy bello lo que escribiste!

La solitaria dijo...

Se puede???? A mí me resulta difícil... muy difícil.

NIKO dijo...

Tremendos seres las sirenas, a menos que seas un Ulises cualquiera que es más astuto que ellas, estamos en altos problemas, capaz de ahí mi esceptisismo casi natural a cualquier cosa "demasiado buena" o "demasiado fácil". Nada es lo que parece :P

Con respecto a Jordi, me gusta su estilo elegante y me gusta mucha la femineidad con la que dota a sus mujeres, son super estilizadas y agraciadas.

Y con lo de las pelis, vi "El gran pez" pero tengo un problema con Burton, largo de explicar xD. Las otras las estoy bajando :D

Uy, estos comments míos se pueden tornar largos y no tener nada que ver con el tema del post, no? xD No se si usás msn, pero el mío está en mi perfil, si te va, agregame y nos explayamos a gusto, jaja.

Saludos y que andes bien!

Anónimo dijo...

Qué lindo cómo lo escribís y qué difícil llevarlo a la práctica!
Siempre reincido en los naufragios.Ya debería estar ahogada.
Beso
lady Baires

Caballero rojo dijo...

Mas que el canto de las sirenas, deberiamos hablar de los filtros de los oidos... La culpa no es del chancho.

Agustina R. dijo...

Es verdad, pero como cuesta! Nunca sabemos si estamos escuchando bien o si nos hemos convertido en personas tan pesimistas que creemos escucharlo en todos lados.

Lady dijo...

Tamia: Muy interesante lo que planteas. Que nos muevan el piso puede ser necesario para recordarnos que tenemos que seguir avanzando y no quedarnos quietos.

Emi: La cuestión está en reconocerlas como sirenas.

Soli: Difícil, pero no imposible. El tema es que a veces idealizamos las cosas y no queremos verlas como son.

Niko: Tener la fuerza para taparnos los oidos antes las sirenas sería lo mejor, no? El problema es que a veces no lo hacemos por inocentes, otras porque nos creemos demasiado fuertes, etc

Lady Baires: Ahogada? No está muerto quien pelea!

Caballero: La responsabilidad es de ambos, por eso debemos detectar nuestras sirenas a tiempo. Y esos filtros? Dónde se compran?

Agus: Es verdad que a veces no es fácil distinguir las buenas intenciones de las otras.

Besos

PABLO FRANKO dijo...

Me da de pensar... Cómo son aquellos que nos dan las voces de alertas? Cómo son sus vidas? Han naufragado alguna vez o solo navegan siempre en mares seguros. Las voces de alerta suelen crisparme prefiero aprender a naufragar aún, quizás dentro de unos años crezca y me compre un tiempo compartido. Oiga un canto... ya vengo

Diego - Cerdos y Cerdas - dijo...

hace tiempo que no veo a una sirena, o mejor dicho, me han parecido ver a muchas pero rápido me doy cuenta que no lo son

Marga dijo...

Es que los cantos de sirenas son muy atractivos. Hay que ser muy fuertes para no escucharlos.

Besos.

Lady dijo...

Pablo: Creo que las voces de alerta no siempre se basan en que pasaron por la experiencia, sino en que ven la situación sin la carga subjetiva que nosotros le ponemos.
Disfrutá de los cantos, pero volvé ;)

Diego: Sos afortunado entonces!

Marga: Supongo que la fortaleza es parte de lo que el Caballero Rojo llama "filtros para los oídos".

Besos

Lores Jane´s dijo...

Muchas veces fui marinero que siguió el canto, y pocas, un capitán que se aviva en taparse las orejas para seguir de largo.
O sea, muchas veces termine encallada pero con las fuerzas suficientes para armar mi barca nuevamente y salir a la mar, atenta a no caer nuevamente bajo el encanto del canto de las sirenas (bah, tritones apuestos en mi caso).

Saludos

Lady dijo...

Lores: Eso es lo importante. Aprender a reconstruir el barco después del naufragio. Eso desafía a las sirenas! O bueno, a los apuestos tritones ;)


Besos

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?