El síndrome del final feliz

Tengo que reconocer que sufro del síndrome del final feliz, y creo que no soy la única. Los síntomas son sencillos de detectar: inmediatamente que conozco a un hombre con quien me gustaría entablar una relación, empiezo a imaginarnos juntos. Mi mente forma todo tipo de imágenes: imágenes de salidas, imágenes bajo las sábanas, imágenes de viajes juntos, por qué no.

Siempre en busca del preciado final feliz, como en los cuentos de hadas.

Si el éxito me acompaña y se da el primer encuentro, y ese viene precedido por otros, muchas veces se concretan las imágenes en pro del final feliz.

Otras el síndrome del final feliz condiciona las relaciones y terminamos decepcionadas de aquellas que no se comportan como un cuento de hadas moderno.

Pero el síndrome existe, y no creo ser la única que lo padece.

30 comentarios:

Menage A Trois dijo...

yo ya no quiero mas finales...
saludos.
linda semana.

Maxi dijo...

Es que los finales son finales, se acaba, cómo podrían ser felices? Mejor pensar en un estar feliz, y tratar ponerlo en práctica, digo, de pronto, me parece.

Para mi si se piensa en el final, ya se quemó el fósforo antes de prenderlo. Sino es todo muy hollywoodense, la peli pochoclera, que está bárbara de vez en cuando, pero entonces quiere decir que hay que atravezar todo el calvario de la misma peli de desencuentros y divergencias iniciales?? Ufa, yo eso es lo que no soporto. Vamo' al grano! Con sutilezas y respetando tiempos, ok. Y después, vamos viendo...

Y si se imaginó algunas escenas previamente, que las comparta, así las ponemos en práctica ;-) y vivimos la misma peli. El punto creo que es ese, estar ambos mirando, o viviendo, la misma película. El final, quién lo sabe??

Besos!

Forget dijo...

yo tambien lo padezco! lastima que unnca termina siendo como yo lo sueño

Anónimo dijo...

FINALES SI.. ES QUE ESTAMOS EN EPOCA DE FINALES-- AHHH VOS HABLABAS DE ESOS OTROS FINALES.. MMM.. NO TE HAGAS LA CABEZA CON NADIE... DEJA QUE TE SORPRENDAN

Agustina R. dijo...

Yo me imaginé toda una vida juntos con un compañero de facultad que creo que me saludó una sola vez en mi vida. En mis sueños, viene un día de la nada, y me pide que me case con él. Por supuesto que somos felices para siempre.

Madie dijo...

Yo padezco ese síndrome. Es jodido a veces!

TAMIA dijo...

Es raro pero por una sola y extraña ocasión, pero aclaro solo una vez me imagine esa final feliz. pero mierda ( no hubo tal final feliz)
Mejor hago de cuento que cda dia es con un final feliz y punto.

Marga dijo...

Creo que con ningún hombre me imaginé un final feliz, apenas un comienzo incierto.

Con mi amado me imagino un camino feliz, pero sé que el final no lo será, y eso que me imagino que el final terminará con la muerte de alguno de los dos.

Besos.

Carla York dijo...

yo también pensaba asi, hasta que me di cuenta un día que empecé a no esperar el final feliz. Un día, no me sentía merecedora de tener mi final feliz. Y ahora estoy en terapia para creermela otra vez. Está tan mal? No lo creo...

Caballero rojo dijo...

Ey, ¿¿finales?? ¿¿Y qué tal mejor los comienzos?
Saludos desde el planeta manianadesol...

Mery dijo...

Tengo el mismo síndrome!!!!!!

Una y otra y otra vez!!!!

Trato de evitarlo, pero siempre recaigo jejeje
Besos!!!

La Fox dijo...

Totalmente, yo soy igual...
Somos como Cenicientas frustradas :(

Any dijo...

A mi me pasa al revés, siempre estoy imaginando los problemas que podrían aparecer, si todo va muy bien empiezo a pensar que es lo que podría fallar, una onda auto-boicot ... un horror.
=S

Lady dijo...

Menage: Comienzos felices te convence más?

Maxi: Estoy de acuerdo que lo esencial es el camino feliz, construir juntos. Me gusta la idea de vivir la misma peli.

Forget: Ya somos dos! En algún momento encontraremos con quien construir ese final, es cuestión de buscar (sin obsesionarse).

Ana: Jeje, todos los finales pueden ser felices incluso los de la universidad ;)

Agus: Exactamente ese es el síntoma! Y siempre termina con el "and they were happy ever after" ;)

Madie: Es jodido cuando condiciona las relaciones... lo cual puede suceder a menudo (es cuestión de controlarlo y abandonar la maldición del príncipe azul).

Tamia: Hacer de cada día un final feliz es de las mejores opciones que podemos barajar.

Besos

Lady dijo...

Marga: El camino feliz es la forma de llegar al final feliz... al menos en mi cuento de hadas ;)

Carla: Para nada mal. Creérsela es parte del camino hacia el final feliz, ideal, sorprendente, diferente (como sea que más nos guste).

Caballero: Qué bueno tenerlo de vuelta por aquí! Comienzos felices? También me gusta esa idea, aunque el síndrome indica que queremos llegar al momento en que el cuento diga "y fueron felices para siempre".

Mery: Jaja, no sos la única! El tema es no caer en la maldición del príncipe azul (como dije en otro post) y buscar desesperadamente al ideal, descartando los reales.
Después de todo, podemos tener varios finales felices (al menos por un tiempo), no?

La Fox: Será que leímos demasiados cuentos de hadas? ;)

Any: Capaz que es más realista, ahora, en el amor no hay precaución que valga. Así que mejor soñar un poco, no?

Besos

Lady dijo...

La película cuyo trailer se incluyen en el post, de cierta forma habla de este síndrome (sin llamarlo así, eso es invención mía) y de su antítesis.

Si bien no hubo una recomendación expresa, le agradezco a Niko que me despertó la curiosidad por verla.

Besos

Anónimo dijo...

una vez más me hiciste acoradr a un post mío.:

te dejo una parte.

"Las mujeres proyectan mucho más, y en menos tiempo, que los hombres. Al poco tiempo de conocerlo ya se imaginan como sería estar con él en un futuro, donde vivirían, como serían los hijos, el perro, la cortina del baño, todo. ¡Pero ojo!, esto no significa que realmente se quieran casar mañana con el candidato, solo proyectan para ver como sería, de curiosas nomás. (Tiempo mental más acelerado)

En cambio los hombres tienen un tiempo mental más próximo, más instantáneo. El hombre ,en un comienzo, proyecta hasta el fin de semana próximo, no más que eso. Ellos necesitan, justamente, más tiempo para poder empezar a proyectar. ¡Pero ojo!, esto no significa que no puedan estar interesados o tener noción de compromiso con la dama en cuestión, solo que sus cabezas no pueden ver tan lejos como las de ellas (tiempo mental más lento)


En donde sí son rápidos los hombres, es en el tiempo de acciones. El hombre actúa más rápido que la mujer a la hora de encarar, hablar, beso, sexo y demás. Pero ser tan rápidos para llevar a cabo las acciones, los lleva tambien a cometer errores de los cuales se arrepienten por no haber pensado bien en las consecuencias (Tiempo de acciones rápido)

Las mujeres, al contrario, piensan demasiado para actuar. Y generalmente si se arrepienten, no es por lo que hicieron, sino por lo que no se animaron a hacer (tiempo de acciones lento)

Quizás estemos en diferentes husos horarios…"

http://skue-pop.blogspot.com/2008/12/los-husos-horarios-del-amor.html


Besos!!! me gustaría saber más de vos.

Anónimo dijo...

Lady:
Exacto!!
Pienso lo mismo y actúo en consecuencia.
Y a veces nada que ver y me estrello.
Besos
lady Baires

Lady dijo...

Luis: Será la sincronicidad? Dudo que sea la casualidad.

Y en cuanto a los husos horarios, lo importante es encontrar un equilibro. Después de todo, somos complementarios, no?

Besos :)

Lady dijo...

Lady Baires: Mientras la caída no sea estrepitosa y podamos seguir caminando... seguiremos padeciendo el síndrome, no? ;)

Besos

Menage A Trois dijo...

leidi, la espero por mi blog ;)
saludos

La solitaria dijo...

Lady: somos dos, somos dos... es inevitable!

Lol-it! dijo...

Claro que existe! Pero eso de idealizar no nos hace nada bien, porque en lugar de disfrutar las cosas como son, tratamos que se parezcan a las de nuestra imaginación, y si no sale asi, nos frustramos!
Suena bien "dejar fluir", pero cuesta tanto llevarlo a cabo...

Lady dijo...

Menage: Ya pasé... historia aterradora la del día de hoy...

Soli: Somos unas cuantas! ;)

Loli: Dejar fluir, dejar que la vida nos sorprenda... pero es difícil no hacerse la película previamente! La cuestión es que no nos condicione tanto.


Besos

Mery dijo...

Me encantó el comment de Luis. Un groso! T es muy cierto lo que dice!!!!

Beso

Lady dijo...

Mery: Luis es un genio!

Si vivimos en husos horarios diferentes, la cuestión es encontrarnos, no? Aunque encontrar el equilibrio es bastante complejo, pero no imposible.

Besos

elPulcro dijo...

temblequeo por la abstinencia de finales felices.

Lady dijo...

elPulcro: Abstinencia? Los finales felices son una adicción? Puede ser, puede ser...

Besos

elPulcro dijo...

y casi casi...

(perdón por la irrupción de este link)
http://elpulcro.blogspot.com/2009/11/bueno-y.html

Lady dijo...

elPulcro: Ahora entiendo el temblequeo ;)

Besos

Publicar un comentario

Y vos qué pensás?